Menú

Lo que debemos saber acerca de la Hipertensión Arterial Sistémica (HAS).


¿A quiénes podemos considerar hipertensos y a que personas ataca más frecuentemente esta enfermedad?


hipertension
Para establecer el diagnóstico de hipertensión arterial sistémica en los adultos debemos tomar la presión arterial 2 o más veces, ya sea en la consulta o en algún centro de salud, y encontrarla por encima de los valores normales, es decir igual o mayor a 140/90 milímetros de mercurio. En los niños para decidir si tienen hipertensión se toman en cuenta tablas que establecen la tensión arterial normal con respecto a la edad.

Una tercera parte de la población general es hipertensa, aproximadamente la mitad no lo sabe y de aquellos que lo saben la mitad puede no estar bien controlado debido a que no recibe tratamiento adecuado o no acuden al control médico. Esta enfermedad ataca muy frecuentemente a los adultos de mediana edad y en quienes la padecen constituye un factor de riesgo para presentar en el futuro infarto del miocardio, insuficiencia renal, enfermedades cerebrovasculares (los llamados acv y demencias) etc.

¿Cuál es la causa de la hipertensión arterial?


En más del 90% de las personas hipertensas se desconoce la causa, en un pequeño grupo pueden existir otras enfermedades entre las cuales están renales, hormonales, tumorales, obesidad que produce la hipertensión.

¿A quienes debemos medir la presión arterial?


A todos los adultos se les recomienda asistir a una evaluación médica anual. En ese momento le será medida la presión arterial. Para ello la persona debe estar en reposo sentada con comodidad unos 10 minutos, se recomienda que no haya comido en la hora que antecede a la consulta así como no haber fumado. La presión arterial debe ser tomada con un brazalete adecuado al tamaño del brazo derecho del individuo.
Cuando la persona ya es considerada hipertensa debe acudir a control regularmente y su médico le hará las recomendaciones pertinentes.

¿Cuáles son los síntomas que puede provocar la hipertensión?


Con mucha frecuencia no produce síntomas que alerten a la persona a cerca del problema, por eso algunos la han denominado “el asesino silencioso”. De allí la gran importancia de acudir al médico para detectarla tempranamente antes que produzca daños.

En ocasiones la primera manifestación de la enfermedad puede ser muy grave como infartos del miocardio, disminución de la capacidad de ejercicio, dificultad para respirar, hinchazón de los pies, disminución de la fuerza muscular en los miembros, etc, otras veces pueden presentarse dolor de cabeza nocturno, disfunción eréctil, sensación de calorones o enrojecimiento facial, palpitaciones o taquicardia entre otros.

¿Qué se puede hacer en caso que alguien sea diagnosticado como hipertenso?


En primer lugar buscar ayuda de un Médico, sin embargo se ha recomendado también lo que se denomina como un estilo de vida saludable.

La persona hipertensa debe comenzar por reducir la cantidad de sal en la dieta que ingiere, lo fundamental es eliminar la sal de mesa y agregar lo justo a la preparación de los alimentos cuidando de no ingerir enlatados, embutidos (mortadela, chorizos, salchichas etc.) y otros alimentos que contengan sal. En segundo lugar, aumentar la cantidad de frutas, vegetales, granos enteros, verduras y ensaladas que come a diario, también se recomienda reducir las grasas de origen animal así como también los lácteos. Otro punto en la dieta es aumentar el consumo de carnes blancas (pollo y pescado), reducir el consumo de azúcares y bebidas azucaradas. En tercer lugar es importante combatir el sobrepeso y la obesidad, se sabe que un número importante de personas hipertensa que bajan de peso controlan mejor su presión arterial. Un factor importante es suspender el hábito del cigarrillo en aquellos que fuman. Por último, después que haya sido evaluado por su médico, iniciar un programa de actividad física progresiva.

¿El tratamiento es de por vida?


Una vez que la persona ha sido diagnóstica como hipertensa, la gran mayoría de las veces no puede suspender el tratamiento por el riesgo de que se vuelva a elevar la presión arterial.

¿Por qué, a pesar de que recibo tratamiento, no se controla bien mi presión arterial?


La primera recomendación será asistir a consulta con su médico y evitar la automedicación, sin embargo un porcentaje importante de los pacientes incumple el tratamiento o las recomendaciones dietéticas. En segundo lugar algunas veces el paciente no recibe la dosis adecuada del medicamento o necesita recibir más de uno para controlarse, cosa que cada vez es más frecuente. En tercer lugar, puede haber interacciones entre los medicamentos, aquí es importante revisar aquellos otros medicamentos que no han sido prescritos por el médico tales como gotas nasales descongestionantes, anticonceptivos orales, productos para bajar de peso, hormonas, consumo de alcohol o drogas etc. Por último, siempre será el médico tratante el que determine las recomendaciones adecuadas para cada paciente.

Sociedad Venezolana
de Medicina Interna

RIF: J-30117281-7